El Norte Grande es “zona caliente", y requiere una tarifa eléctrica especial.
24/08/2022 18:05 en Economía

El Norte Grande es “zona caliente" y requiere una tarifa eléctrica especial.
 
La quita de subsidios progresiva generará para el gobierno federal un ahorro fiscal de $47.500 millones para 2022 y de $ 455.000 millones en 2023.

Por Osvaldo Jesús Gadbán.

La segmentación tarifaria sigue generando discusión y reclamos. Los primeros  mandatarios del Norte Grande Catamarca, Chaco, Corrientes, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, Santiago del Estero  Tucumán, y la Vice Gobernadora de La Rioja, reunidos en la provincia conducida por Gerardo Morales, reclamaron por una diferenciación en la segmentación de los subsidios energéticos, especialmente en la electricidad para las provincias con mayor consumo en la época estival.

En el caso del Norte Grande, el reclamo de los gobiernos es que se debería elevar el corte de KWh a 650/750 en verano, mientras que para aquellas provincias electro dependiente, es decir que no cuentan con acceso al gas, el techo sea de 800 KWh.

El valor de la energía puede pulverizar las políticas de Promoción Industrial.

Estamos hablando de provincias con temperaturas que rondan los 45-47grados (con picos de 50 grados) en verano. Un incremento tan significativo del valor de la electricidad, no solo afectara los bolsillos de los habitantes y el consumo locales, ya que destinaran mayor porción de sus ingresos a pagar sus facturas eléctricas,(ingresos que hoy destinan al consumo en sus territorios) también encarecerá los costo s de producir en aquellas las provincias, y si a eso le sumamos el gasto en logística (los kilómetros para llegar a los grandes centros de consumo por el gasto en combustible para su transporte) resultara muy poco rentable radicar nuevas empresas en las provincias  más cálidas del Norte Grande e incluso puede llegar a ser inviable la continuidad de distintas empresas que hoy producen en provincias como La Rioja, Santiago del Estero o Formosa.

Electricidad muy costosa podría espantar a los turistas.

Es que no solo se trata de mantener a las poblaciones “frescas” en días bochornosos cuando los termómetros marquen 45 grados: la industria turística (hoteles, restoranes, cabañas, etc) incrementara sus costos, ya que tiene muy poco margen para ahorrar en consumo más de lo que ya ahorran, y así evitar un deterioro de su rentabilidad, pero trasladando los aumentos de  tarifas al precio por los servidos que deberían pagar los turistas.

Las condiciones cotidianas de vida de las poblaciones norteñas y la factibilidad del crecimiento del PBI del Norte Grande, están “conectadas” a los valores energéticos. La acción de los gobernadores que se han constituido en un “Concejo” del Norte Grande es “la luz al final del túnel”, que esperanza a los hermanos de aquella región (Histórica y fundadora del País), de contar con un peso político suficiente, para que en esta prolongada discusión sobre las tarifas, no terminemos cegados por las  faroles del FMI, que nos anuncien, que otra vez nos estrellamos contra un brutal e ineficiente tarifazo.

COMENTARIOS
¡Comentario enviado exitosamente!